La paciencia es una virtud
0

La paciencia es una virtud

Jun 30 Amador  

Nos volvemos locos. Las noticias de la nueva SNES Mini nos hacen saltar de la silla y pensar en gastarnos nuestro dinero como locos. No sin razón por supuesto: nos encanta la preciada maquinita y todo lo que nos recuerda no tiene precio. Pero tengo la sensación de estar manipulado cual títere de recreo. Es una buena estrategia utilizada por Nintendo, ya que asegura sus ventas y  además revaloriza mucho sus artículos, pero crea un problema que al consumidor no beneficia para nada: la especulación.

Es por eso que nos vemos obligados a reflexionar sobre si el hecho de dejarnos nuestro dinero antes de que salga el producto es beneficioso para nosotros. En el caso de Nintendo, la reserva por un fan es completamente justificable pero, ¿y si nadie reservara? ¿Creéis que habría especulación?  La respuesta es ¡NO!. Los especuladores en su mayoría son gente a la que no les interesa el producto ni el fin del mismo, solo se guían por el hype que crea el artículo para su beneficio personal.

En los videojuegos, no solemos encontrar la especulación porque la estrategia de venta es diferente a un artículo de merchandaising: vender mucho y rápido es la finalidad de un videojuego antes de que la gente se olvide. En este caso la reserva es igual de perjudicial para el consumidor, puesto que nosotros estamos asegurando beneficios a la compañía antes de que estos acaben el producto, dando lugar a en títulos inacabados, con grandes fallas de jugabilidad, bugs por todas partes y grandes desilusiones para todos nosotros.

No nos lo inventamos todos sabemos que paso con No Man’s Sky, Homefront Revolution y Mafia 3, entre muchos otros. Videojuegos de los que esperábamos grandes cosas y resultaron ser un desastre. Las grandes compañías invierten el dinero justo y necesario para crear un videojuego. Siempre con una buena campaña de marketing a sus espaldas para elevar el hype y que nosotros reservemos pensando que existe alguna posibilidad que ese día nos quedemos sin “el” videojuego del momento”. Si la reserva cumple su función la empresa se puede dar por satisfecha y dejar de invertir en ese videojuego, dando al consumidor de videojuegos una bofetada en la cara.

Pensemos ahora si no reservamos el videojuego y además somos duros y nos esperamos unos días para que los profesionales valoren el videojuego y nos digan que tal es. La reacción por parte de las compañías no seria entregarnos juegos rotos e inacabados puesto que la ventas serian un verdadero desastre, tendríamos juegos de calidad y divertidos. No pretendemos desmerecer compañías, todos somos libres de hacer lo que nos apetece con a nuestro dinero, pero creemos que la reflexión es muy interesante y os invitamos a pensar en ello.

Leave a comment

Type your name
Type your email
Website url
Type your comment